Wolfgang Amadeus Mozart

Compositor austríaco

Nació en Salzburgo el 27 de enero de 1756.

Sus dotes musicales fueron observadas por su padre, que decidió educarlo. A la edad de 6 años, Mozart ya era un intèrprete avanzado de instrumentos de tecla y un eficaz violinista, al mismo tiempo que demostraba una extraordinaria capacidad para la improvisación y la lectura de partituras.

El año 1762 Leopold comenzó a llevar a su hijo de gira por las cortes europeas de Munich y Viena.

En 1763 los Mozart emprendieron un largo viaje de tres años y medio que supuso para el pequeño Wolfgang valiosas experiencias: conoció la célebre orquesta y el estilo de Mannheim, la música francesa en París, y el estilo galante de J.Ch. Bach en Londres.

Durante este periodo escribió sonatas, tanto para piano como para violín (1763) y una sinfonía (K.16, 1764).
De regreso a Salzburgo, continuó sus primeras composiciones.

El año 1769, con 13 años, era nombrado Konzertmeister del arzobispado de su ciudad.
Después de unos cuantos años en casa, padre e hijo marcharon a Italia (1769-71). En Milán, Mozart conoció al compositor G.B. Sammartini; en Roma, el Papa lo condecoró con la distinción de Caballero de la Espuela de Oro y en Bolonia contactó con el padre Martini y realizó con éxito los exámenes de acceso a la prestigiosa Accademia Filarmonica.

El año 1770 le encargaron escribir la que es su primera gran ópera, Mitridate, re di Ponto (1770), escrita en Milán. Con esta obra, su reputación como músico se hizo aún más patente.
Mozart volvió a Salzburgo en 1771.

De los años inmediatamente posteriores datan los primeros cuartetos para cuerda, las sinfonías K.183, 199 y 200 (1773), el concierto para fagot K.191 (1774), las óperas La finta giardiniera e Il re pastore (1775), diversos conciertos para piano, la serie de conciertos para violín y las primeras sonatas para piano (1774-75).


En 1777 Mozart marchó hacia Munich con su madre, y con 21 años, buscaba por las corte europeas un lugar mejor remunerado y más satisfactorio que el que tenía en Salzburgo bajo las órdenes del arzobispo Colloredo, pero sus deseos no se cumplieron.
Llegó a Mannheim, capital musical de Europa por aquella época, con la idea de conseguir un puesto en su orquesta, y allí se enamoró de Aloysia Weber.
Posteriormente Leopold envió a su esposa e hijo a París, donde éste estrenó la sinfonia K.297 y el ballet "Les petits riens".

La muerte de su madre en la capital francesa en 1778, el rechazo de Weber -después del segundo encuentro de Mozart con la familia- y el menosprecio de los aristócratas para los que trabajaba, hicieron que los dos años transcurridos entre su llegada a París y el retorno a Salzburgo en 1779 fueran un periodo muy difícil en su vida.

Durante los años siguientes compuso misas, las sinfonías y la ópera Idomeneo, re di Creta (Munich, 1781), influída por Gluck pero con un sello ya totalmente propio.

El año 1781, Mozart rompe sus relaciones laborales con el príncipe-arzobispo de Salzburgo y decide trasladarse definitivamente a Viena.
Este mismo año se casa con Constanze Weber, hermana pequeña de Aloysia; juntos vivieron frecuentemente perseguidos por las deudas hasta la muerte de Mozart.


De esta época data su amistad con F.J. Haydn a quien le dedicó seis cuartetos, estrenó también la sinfonía Haffner y otras obras, de expresividad muy superior a la de la música de su tiempo.

La llegada de Lorenzo da Ponte a Viena le proporcionó un libretista de excepción para tres de sus mejores óperas:

1. Le nozze di Figaro (1786),

2. Don Giovanni (1787)

3. Così fan tutte (1790).

Muerto ése año Gluck, el emperador José II concedió el cargo de kapellmeister a Mozart, pero redujo el salario, hecho que impidió que saliese del círculo vicioso de deudas. Estas crisis se reflejaron en sus obras.

Los años finales Mozart escribió sus últimas óperas, La flauta mágica y La Clemenza di Tito.

Precisamente mientras trabajaba en La flauta mágica, el emisario de un misterioso conde, le encargó una misa de réquiem. El Réquiem en Re menor K.626, inacabado por la muerte de Mozart -el 5 de diciembre de 1791- fue su última composición, acabada por su discípulo F.X. Süssmayr.

 

 

 

Marco Frisina

Nació en Roma el 16 de diciembre de 1954.

En 1979, después de los estudios clásicos, se licenció en Letras en la Universidad "La Sapienza" de Roma y se diplomó en composición en el Conservatorio de Santa Cecilia.

En 1978 entró en el Pontificio Seminario Romano Mayor cumpliendo los estudios teológicos en la Pontificia Universidad Gregoriana.

El 24 de abril de 1982 fue ordenado sacerdote y después consiguió la Licencia en Sagrada Escritura en el Pontificio Instituto Bíblico.

Desde 1985 es Maestro Director de la Capilla musical Lateranense ocupando el cargo que antaño ejerciera otro grande de la música italiana, Rafaelle Casimiri, importante músico del cecilianismo y amigo del director de la coral de la capilla sixtina Lorenzo Perosi a quien sustituyó mientras este sufrió de los nervios.

Es justo en estos años, precisamente en 1984, que decide constituir un coro para la animación de las más importantes liturgias diocesanas. A lo que se convirtió en el Coro de la diócesis de Roma se adhirieron enseguida espontáneamente unos 60 jóvenes unidos por el deseo de cumplir juntos un camino espiritual y cultural. Actualmente el Coro está compuesto de unas 250 personas procedentes de diferentes Parroquias romanas. En el curso de los años, su profesionalidad también se ha enriquecido gracias a la colaboración de una orquesta estable, que cuenta sobre jóvenes profesores diplomados en el Conservatorio de Santa Cecilia.

Desde 1991 es director de la Oficina Litúrgica del Vicariato de Roma, y desde el mismo año Rector de la Basílica de S. Maria en Montesanto, en la plaza de Poppolo, donde tiene sede cada domingo la Misa de los Artistas.

En este año también empieza a colaborar con el proyecto internacional de la Rai «Biblia», bien como consultor biblista y como autor de las bandas sonoras, colabora junto con Ennio Morricone en este proyecto.

Ha conseguido dos nominaciones por el Cable Ace Award en EE.UU. en 1994 por Abraham y Jacob, y el siguiente año venció con la B.S.O de José.

En 1998 recibió el Premio Banda sonora 1998, del Ente del Espectáculo, por la música de La Biblia Televisiva

En el 2002 el mismo reconocimiento por la banda sonora de la película San Juan - el Apocalipsis.

Además de las películas del «Proyecto Biblia», ha compuesto las bandas sonoras de muchas películas de tema histórico y religioso realizadas por la RAI y Mediaset, entre ellas:

- Tristán e Isolda

- Michele Strogoff

- Papa Juan

- San Pedro

- Juan Pablo II

- Edda Ciano 

- Callas y Onassis

Ha compuesto numerosas composiciones sinfónicas y de cámara.

Vasta también es su producción de cantos litúrgicos: más de 150 publicados e igualmente conocidos y estimados en Italia y en el extranjero.

En su discografía están presentes importantes colaboraciones en proyectos de artistas italianos e internacionales. Entre estos se señalan:

-      En 1998 Silent Night. A Christmas in Rome, realizado junto al líder de los Chieftains, Paddy Moloney.

-      En el 2000 Dalla Terra, disco interpretado por Mina para la que compuso las piezas Magnificat y Nada te turbe.

Ha compuesto e interpretado más de 20 oratorios delante de los pontífices Juan Pablo II y Benedicto XVI. Entre los más conocidos están:

-      Los espléndidos Caritatis hostia, dedicado a San Pio de Pietrelcina y a San Francisco de Asís

-      Jezu Ufam Tobie, sobre la Divina Misericordia.

Son también muy conocidas otras canciones suyas como: 

-      Jesus Christ You are my Life

-      Inno Mar Rosso

-      El Himno del Jubileo del Año 2000, pedido del Papa Juan Pablo II

-      Cristo Ayer, Hoy y Siempre. Himno, cantado en muchas Misas, tanto como Canto de Entrada como de Comunión.

Reconocimientos

En 1997 fue nombrado por el Papa Juan Pablo II, Académico Virtuoso Ordinario de la Pontificia Insigne Academia de Bellas Artes y Literatura de los Virtuosos en el Panteón.

Ha sido responsable musical de los más importantes acontecimientos del Gran Jubileo de 2000: el Congreso Eucarístico Internacional, la Jornada Mundial de la Juventud y el Jubileo de las Familias, que ha animado con su Coro.

En el 2003, se le nombró docente de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz

En el 2004 docente de la Pontificia Universidad Lateranense.

En el 2005 ha sido premiado, juntos al maestro Claudio Abbado, con el Premio internacional por la cultura "Giuseppe Verdi".

En el 2006 ha vencido el Premio nacional Fabriano Artistas del espectáculo y el Premio Giulia Ammannati - Grandes Maestros del Cine.

Su última obra, la ópera La Divina Comedia, ha cosechado gran éxito en Italia y ha recibido excelentes críticas.

Si quieres conocer a este gran músico no pierdas 

Pincha aquí para más información.

 

Antonio Vivaldi

Poco se sabe de la infancia de Vivaldi. Hijo del violinista Giovanni Battista Vivaldi, el pequeño Antonio se inició en el mundo de la música probablemente de la mano de su padre. Orientado hacia la carrera eclesiástica, fue ordenado sacerdote en 1703, aunque sólo un año más tarde se vio obligado a renunciar a celebrar misa a consecuencia de una enfermedad bronquial, posiblemente asma.

También en 1703 ingresó como profesor de violín en el Pio Ospedale della Pietà, una institución dedicada a la formación musical de muchachas huérfanas. Ligado durante largos años a ella, muchas de sus composiciones fueron interpretadas por primera vez por su orquesta femenina. En este marco vieron la luz sus primeras obras, como:

  •          Las Suonate da camera Op. 1, publicadas en 1705,
  •          La colección L'estro armonico Op. 3, 12 conciertos publicados en Ámsterdam en 1711.
  •          La stravaganza Op. 4

Con estas colecciones, Antonio Vivaldi alcanzó en poco tiempo renombre en todo el territorio italiano, desde donde su nombradía se extendió al resto del continente europeo, y no sólo como compositor, sino también, y no en menor medida, como violinista, pues fue uno de los más grandes de su tiempo. Basta con observar las dificultades de las partes solistas de sus conciertos o sus sonatas de cámara para advertir el nivel técnico del músico en este campo.

Conocido y solicitado, la ópera, el único género que garantizaba grandes beneficios a los compositores de la época, atrajo también la atención de Vivaldi, a pesar de que su condición de eclesiástico le impedía en principio abordar un espectáculo considerado en exceso mundano y poco edificante.

Inmerso en el mundo teatral como compositor y empresario, sus primeras óperas fueron:

  •          Ottone in Villa (1713)
  •          Orlando furioso
  •          Armida al campo d'Egitto,
  •          Tito Manlio
  •          L'Olimpiade

La fama del músico alcanzó la cúspide en el meridiano de su vida con la publicación de sus más importantes colecciones instrumentales:

  •         Il cimento dell'armonia e dell'inventione Op. 8
  •          La cetra Op. 9: La primera colección, publicada en 1725, contenía un total de 12 conciertos y se iniciaba con el conjunto de 4 conciertos con violín solista titulado Las cuatro estaciones, los mejores de la colección y los más célebres de su obra.

 

Las cuatro estaciones

En Las cuatro estaciones, Vivaldi muestra no sólo la capacidad expresiva de la música sino también su habilidad para crear climas sonoros, a la vez evocadores e intimistas.

La obra describe el ciclo anual de la naturaleza, de los hombres que la trabajan y de los animales que la habitan.

La primavera: imita el canto de los pájaros y el temporal; y el afán descriptivo llega hasta detalles como representar a través del violín solista al pastor que duerme, mientras los restantes violines imitan el murmullo de las plantas y la viola los ladridos del perro.

El verano: describe primero el sopor de la naturaleza bajo la aridez del sol y después una tormenta, ya anunciada en el primer movimiento y que alcanza el máximo de su violencia en la parte final.

El otoño: parece presidido por el dios Baco; el compositor presenta la embriaguez soporífera de un aldeano, feliz por la cosecha; luego, al alba, parte el cazador con sus cuernos y sus perros en busca de una presa.

El invierno: predominan las imágenes sonoras de la nieve y el hielo.

La popularidad de esta obra se remonta a la época misma de su creación. Pero a fines de la década de 1730 el público veneciano empezó a mostrar menor interés por su música, por lo que Vivaldi decidió en 1741 probar fortuna en Viena, donde murió en la más absoluta pobreza un mes después de su llegada.

 

Redescubrimiento de Vivaldi (Siglo XX)

Tras caer en el olvido, su redescubrimiento no tuvo lugar hasta el S.XX a merced de la música de Bach, quien había trascrito doce conciertos vivaldianos a diferentes instrumentos.

El interés por el músico alemán fue precisamente el que abrió el camino hacia el conocimiento de un artista habilidoso en extremo, prolífico como pocos y uno de los artífices de la evolución del concierto solista tal y como hoy lo conocemos.

Tras la Segunda Guerra Mundial, apenas dos décadas después de iniciarse la recuperación y divulgación de su obra, Vivaldi se convirtió en uno de los autores más interpretados en el mundo.

A pesar del triste final del compositor y del largo período de olvido, la obra de Vivaldi contribuyó, a través de Bach, a sentar las bases de lo que sería la música de los maestros del clasicismo, sobre todo en Francia, y a consolidar la estructura del concierto solista.


 

Johann Sebastian Bach

Johann Sebastian Bach (Eisenach, Turingia, 21 de marzo de 1685 – Leipzig, 28 de julio de 1750) fue un organista, clavecinista y compositor alemán de música del Barroco, miembro de una de las familias de músicos más extraordinarias de la historia.

Su reputación como organista y clavecinista era legendaria, con fama en toda Europa. Aparte del órgano y del clavecín, también tocaba el violín y la viola de gamba, además de ser el primer gran improvisador de la música de renombre.

Aunque no todo fue un camino fácil ya que fue despreciado por la nobleza y nunca considerado por la alta sociedad de su época. Todos sus conciertos de Brandemburgo (6 en total) fueron escritos como dedicatoria al Margrave de la Corte de esta ciudad de Alemania. Al recibirlos, se guardaron en un cajón hasta que a alguien se le ocurrió sacarlos y estrenarlos cuando Bach todavía vivía.

Su fecunda obra es considerada como la cumbre de la música barroca y una de las cimas de la música universal y del pensamiento musical occidental, epicentro de la música occidental, y uno de los grandes pilares de la cultura universal, no sólo por su profundidad intelectual, su perfección técnica y su belleza artística, sino también por la síntesis de los diversos estilos internacionales de su época y del pasado y su incomparable extensión. Bach es el último gran maestro del arte del contrapunto, y su máximo exponente, donde es la fuente de inspiración e influencia para posteriores compositores y músicos desde Mozart pasando por Schoenberg, hasta nuestros días.

Sus obras más importantes están entre las más destacadas y trascendentales de la música clásica y de la música universal. Entre ellas cabe mencionar:

  • Los Conciertos de Brandeburgo
  • El Clave bien temperado
  • La Misa en Si menor
  • La Pasión según San Mateo
  • El arte de la fuga
  • La ofrenda musical
  • Las Variaciones Goldberg
  • La Tocata y fuga en Re menor
  • Las Cantatas sacras 80, 140 y 147
  • El Concierto italiano
  • La Obertura francesa
  • Las Suites para violonchelo solo
  • Las Sonatas y partitas para violín solo
  • Las Suites orquestales.

En cuanto a lo que su vida personal se refiere Bach tuvo en total 20 hijos, 7 con su primera esposa y 13 con la segunda, varios de ellos siguieron los pasos de su padre en el arte de componer.

Esto es algo que él conocía muy bien porque de niño el Sr. Bach fue el que lo formó musicalmente, tenía prohibido estudiar partituras de compositores italianos como Vivaldi, pero de noche se levantaba y las copiaba a la luz de las velas.

Fue muy querido por dos personas importantes de la época: un conde y un rey.

En el primer caso se trataba de una persona que no podía dormir por las noches. El médico le aconsejó que escuchara música relajante y él decidió contratar a Bach para que escribiera una obra lo más extensa posible para hacerlo dormir. Ésta obra recibió el nombre de “Las variaciones Goldberg”
y era tocada en vivo todos los días en una habitación contigua.

El segundo fue Federico el Grande, quién lo invitó a la corte para que lo viera tocar con su clavicordio. Luego de ofrecerle una improvisación le envió un manuscrito de una obra centrada en este episodio.

Bach murió ciego y siempre sufrió de problemas en su visión. 

Unos días antes de fallecer, “recuperó” notablemente la vista y aprovechó a componer su última cantata donde en el coro da gracias a Dios de una manera muy solemne.

 

 

 

Giovanni Pierluigi da Palestrina

Nació en Palestrina, (Italia) el 30 de Septiembrede1525 y murió en Roma el2 de febrero de 1594, a la edad de 69 años.

Compositor italiano renacentista de música religiosa católica, reconocido por sus composiciones polifónicas.

De joven, formó parte del coro de labasílicaromana deSanta María la Mayor.

Posteriormente, fue organista en la catedral de su ciudad natal.

Cuando el obispo de Palestrina accedió al trono papal con el nombre deJulio III, le nombró maestro del coro dela Cappella GiuliadelVaticano. Al año siguiente publicó su primer libro de misas.

Un papa posterior,Paulo IV, lo destituyó de su cargo, según algunos por juzgar inapropiada su condición de casado, según otros por haber escritomadrigales, piezas de carácter profano.

En1547contrajo matrimonio con Lucrecia Gori.

En1555fue nombrado sucesor deOrlando di Lassocomomaestro de capillade San Juan de Letrán, donde en1560escribió susLamentaciones.

En1561 pasó con el mismo cargo a Santa María la Mayor, y en1563 publicó su primer libro demotetes.

Con el fallecimiento de su esposa en1580contemplo la posibilidad de tomar los hábitos, pero contrajo matrimonio por segunda vez con Virginia Dormoli a la edad de 56 años, una adinerada viuda, lo que le permitió publicar gran parte de su obra.

Palestrina se mostró siempre insatisfecho con las reformas de la liturgia sacra dictadas por el concilio de Trento, las cuales convirtieron en no canónicas a algunas de sus misas y otras obras tempranas, salpicadas de interposiciones profanas ajenas al texto oficial. Por este motivo dimitió de su cargo para pasar al servicio del cardenal Hipólito II de Este, que mantenía su propia capilla.

Finalmente volvió a la dirección de la Cappella Giulia, donde terminó sus días en el cargo creado para él de «Compositor de la Capilla Papal».

Por otra parte, Palestrina es visto como el autor más representativo de obras polifónicasajustadas a las nuevas exigencias de la Contrarreforma. Sus obras de esos años destacan por la claridad lograda, dejando la melodíaen manos de la voz superior y ajustando con precisión el ritmo del discurso. Con razón, se considera con admiración la belleza lograda por Palestrina.

De sus 104 Misas, más de 70 están compuestas sobre el *cantus firmusdemelodías gregorianas. Quizás la mejor de ellas sea la Missa Papae Marcellien la cual realiza una síntesis del estilo de sus predecesores y contemporáneos.

De sus motetes son célebres, además de losImproperia, los 29 motetes sobre el texto delCantar de los CantaresdeSalomón.

Está considerado como uno de los más eminentes autores de música religiosacatólica.

*Cantus firmus: enlatín, "canto fijo". Es unamelodíaprevia que sirve de base de unacomposiciónpolifónica (tipo de textura musicalen la que suenan simultáneamente múltiplesvoces melódicas) y que en ocasiones se escribe aparte para ser tocada ennotasde larga duración.

1. 'Kyrie': Missa Papae Marcelli/ Tallis Scholars 1980

2. Improperia

 3. Motets for 5 voices

 

Más artículos...